RESECCIÓN TRANSURETRAL DE VEJIGA

Consiste en, bajo anestesia espinal -de cintura para abajo- y en ocasiones general,
resecar o seccionar a través de la uretra el tumor que haya aparecido en la vejiga y por
tanto sin ningún tipo de heridas externas. Al acabar la intervención se extraen los
fragmentos del tumor para su análisis. Bajo el control de un endoscopio de calibre muy
fino para dañar lo menos posible la uretra realizamos la intervención. Mediante un bisturí
eléctrico especialmente diseñado para este tipo de procedimientos se secciona el tumor,
se extraen los fragmentos para su análisis y se coagulan los vasos sanguíneos que
puedan provocar el sangrado.
Es importante completar el procedimiento sin dejar restos de la tumoración que
pretendemos tratar y cogiendo muestras en profundidad de la pared vesical que nos
permita tener una información completa del estadio en que se encuentra la tumoración.
En el postoperatorio el paciente debe pasar unas horas con una sonda vesical que
garantice el correcto drenaje de orina desde la vejiga al exterior, evitando así
complicaciones. En ocasiones es necesario dar tratamiento quimioterápico posterior con
fármacos que se introducen en la vejiga con una sonda (quimio e inmunoterapia vesical)